Langreo - Asturias: miércoles 12 diciembre del 2018 - Acceso Colaboradores
Últimas noticias:

Los que hemos vivido situaciones difíciles en colegios sabemos lo que es

Por Julio García.  Fecha: 16/12/2017 | Opinión


Cada día aumenta el acoso escolar en los centros educativos, los expertos echan la culpa a las redes sociales, y a los móviles, pues yo os voy a contar mi caso y en mi época no existían redes sociales y algunos profesores, estando en 5 en un colegio -no voy a decir el nombre- un profesor un día debió sacar una bola mágica, y en esa bola estaba yo y otro compañero mio, nos sacó a la pizarra, y debía ser que era el día del circo, y faltaban los payasos, solo se le ocurre mirarnos las orejas delante de toda la clase, sin respeto a ninguno de los dos, el circo había comenzado, pero faltaba lo gordo por llegar, otro día debía ser que tenía la neura, empieza la clase y dice, los que no sepan la lección en fila, bueno pues si éramos 10 pues 10 palos, tuve suerte que no me dejó marca ni había comentado nada en casa, pero a uno de mis compañeros, le había dejado marcas y mi padre de aquella estaba en la asociación de padres, la madre del chico mucho bla bla bla, pero luego perdonó al profesor, pero mi padre le llamó y le dijo que quería hablar con él fuera del centro, el buen profesor en vez de hablar, lo denunció a la guardia civil, y mi padre me sacó del centro, porque no era solamente ese profesor el que trataba mal a los alumnos, sino que había otros dos que cuando iba a segundo, la tomaron conmigo, y era el subnormal del centro. Cuando me llevaron a un especialista, lo primero que preguntaron fue que qué persona había dicho eso que igual yo era más listo que él.
Tras mi cambio de colegio, mis compañeros eran diferentes, los profesores, siempre contaban con todos los alumnos en todas las actividades, no como en el centro anterior, que a muchos nos tenían como si no existiéramos. Un tiempo después el director con buenas palabras, habló con mis padres, y les aconsejo que como no llevaba el mismo ritmo que los demás en clase, que me aconsejaban ir a un centro de educación especial, mis padres tenían un disgusto, pero al final yo me lo llevaba bien, tenía 12 años, me aconsejaron el Sanatorio Marítimo de Gijón, tenía que ir un lunes y volver un viernes, un poco díficil al principio dormir fuera de casa, pero poco a poco ya iba solo. Siete años de experiencia educativa que nunca olvidaré, que aunque algunos piensen que esos centros son de subnormales no es verdad, había compañeros mayores que yo, aprendiendo talleres, comíamos allí, merendábamos, cenábamos y desayunábamos. Era un reto para saber que una persona con discapacidad no es menos que nadíe, gimnasia, actividades deportivas, juegos, televisión, íbamos al hípico, y hacíamos una revista que se llamaba “EL DELFÍN”. Algunos fines de semana tenía ganas que pasaran para volver al colegio con mis compañeros, y contarnos cómo lo habíamos pasado, yo me lo pasaba pues subiendo carbón por las casas a mujeres de Ciaño, o jugando en casa, o viendo la tele, o salía a la calle a jugar con mis amigos.
Pues esta es una de mis historias en mi época de niño.
 


Tu opinión es importante, ¡comenta!