Langreo - Asturias: martes 11 diciembre del 2018 - Acceso Colaboradores
Últimas noticias:

Sancionado el Ayuntamiento de Aller por vertidos al Río San Isidro

Por Julio García.  Fecha: 07/03/2018 | Actualidad

NOTA DE PRENSA

La Confederación Hidrográfica del Cantábrico nos ha trasladado que a iniciado un expediente sancionador al Ayuntamiento de Aller por los vertidos al río San Isidro que se llevan produciendo 5 años sin ningún tratamiento de las aguas residuales de la Residencia del Montepío de Felechosa que acaba en el colector municipal del pueblo, sin ninguna depuración.

Hay que recordar que el río San Isidro tiene la máxima protección legal, como “ Lugar de Interés Comunitario (LIC) Río Negro-Aller” y que en época estival presenta serios problemas de caudales mínimos, en parte por el aprovisionamiento o toma de aguas para el abastecimiento de Mieres y Moreda, que se realiza en la localidad de Entrepeñes, y que este voluminoso vertido podría generar un grave problema de salud pública y un derroche de dinero público al cargar sobre todos los vecinos los costes de la depuración de unas aguas que provienen de un establecimiento privado.

 Estos hechos ya los venimos denunciado ante el Principado de Asturias y ante la Confederación antes de la apertura de la Residencia en el año 2012, por no disponer de una instalación de depuración y saneamiento por lo que contraviene el deber de depurar que tienen todas los establecimientos industriales y las actividades hosteleras como esta. Hay que recordar que según lo previsto en Plan Parcial aprobado por el Ayuntamiento y la prescripción establecida en el informe preceptivo y vinculante emitido en el mes de marzo de 2010 por la Confederación Hidrográfica, no podrá concederse licencia de apertura o primera ocupación de esta instalación hotelera, en el supuesto de que no se hayan ejecutado las obras del Plan de Saneamiento para el concejo de Aller.

 En este caso, la licencia exigiría la previa obtención de la correspondiente autorización de vertidos del Organismo de cuenca. El proyecto original de la Residencia contemplaba una depuradora por lo que presuntamente si recibió el dinero de Fondos Mineros para la depuradora que luego no se hizo. La obligación de la depuradora se quitó en un sorprendente acuerdo con el Ayuntamiento de Aller, para acceder a la opción más barata de conectarse al colector de Felechosa, colector que debería tener una depuradora al final, en una zona próximo a la localidad del Pino, pero que a fecha de hoy no tiene todavía nada por la negligencia del Ayuntamiento de Aller, con lo que éste podría estar incurrir en responsabilidad penal de producirse daños medio ambientales.

 Al no haberse revisado la licencia inicial de apertura, que se concedió con la condición de que “estaba en ejecución el proyecto de saneamiento” la licencia está viciada de nulidad. Ni estaba entonces, ni lo está en la actualidad por lo que el ayuntamiento debería de actuar en consecuencia en vez de poner unas y mil trabas a las peticiones de acceso a la información que ha hecho la Coordinadora. Ante esta forma de proceder del Alcalde, que es quien tiene la competencia para el otorgamiento de la licencia de apertura no cabe otra vía que denunciar estos hechos ante la Fiscalía Anticorrupción y llegado el caso, al fiscal de Medio Ambiente del Principado de Asturias.

 Las normas vigentes desde el año 1996, aplicables al tratamiento de las aguas residuales urbanas incorpora, como uno de sus objetivos principales, la lucha contra la contaminación y el mantenimiento de unos niveles de calidad ambiental de la mismas que permitan satisfacer los distintos usos a que está destinada y, más allá, las propiedades naturales aptas para la vida de los ecosistemas que de ella dependen

Esperemos que se solucionen de una vez estos graves hechos y reclamamos la intervención inmediata del Principado, tanto del Viceconsejero de Medio ambiente como de la DIRECCIÓN GENERAL DE SALUD PÚBLICA de la Consejería de Sanidad a la que corresponden la realización de las acciones de vigilancia y control de los riesgos para la salud pública derivados del consumo de alimentos y/o de la presencia de agentes físicos químicos o biológicos en el medio ambiente, en este caso en las aguas del río Aller, de no hacerlo, pudieran ser considerados como cómplices necesarios y participativos de las irregularidades que se denuncian.


Tu opinión es importante, ¡comenta!