Langreo - Asturias: miércoles 12 diciembre del 2018 - Acceso Colaboradores
Últimas noticias:

Día 13, un día triste para no olvidar nunca.

Por Bernardo.  Fecha: 13/03/2018 | Reportajes

Hoy martes y 13, día de mala suerte para algunos se conmemoran dos hechos relevantes a la par que desgraciados tanto para Asturias, para nuestro querido Occidente y para la Villa de Navia.
A las 18.30 horas nos hemos acercado a la zona del Embalse de Arbón porque hoy se conmemoran dos hechos.
El primero de ellos es que tal día como hoy (Martes y 13) fue cuando Paz Fernández Borrego desaparecía en las calles de la tranquila Villa de Campoamor. El segundo es que hoy también se cumple una semana de la localización del cadáver en las inmediaciones del embalse de Arbón. Como se suele decir “dos por el precio de uno“.
Ya no existen (por el momento) cordón policial que nos impida el paso, por lo que, cámara en ristre, procedemos a fotografiar las zonas especialmente importantes para poder hacer este reportaje.
Empezamos en la zona donde apareció Paz: un apartadero que separa la AS-25 del cauce del Río Navia, justo en el margen derecho del estuario según se baja, se localiza el árbol que podríamos denominar “zona 0”. Es una zona aparentemente tranquila, con los únicos sonidos que el trinar de los pájaros que detectan ya la presencia de la primavera, una zona silenciosa, silencio roto de vez en cuando por el motor de algún coche que baja de Villayón o sube para este lugar. En un momento dado detectamos la presencia de un coche blanco, desconocido para nosotros y vemos que de él se bajan dos personas para mí, Dany y Noelia (TPA) que venían a hacer una entradilla para el informativo de esta noche.
Cuando ya se marchan, yo prosigo con mi labor que era documentar, ya in situ la zona por donde fue subido el cuerpo de Paz, en ese tablero espinal de plástico donde fue transportado por el agua y luego, como decimos subido para ser introducido al furgón de los servicios fúnebres. Voy por el mismo camino que tomó el cuerpo de Paz antes de ser transportado al Instituto de Medicina Legal de Oviedo y mediante estas fotografías quiero testimoniar las sensaciones que recorrieron mi cuerpo tras el paso de una semana de mucha actividad. Saber y comprobar que por ese mismo camino justo hace hoy una semana, la Guardia Civil, la Policía Judicial y los GEAS sacaron de esta zona el cadáver de una persona a la cual se llevaba buscando desde hace hoy justo un mes. Bajo a nivel del agua, meto la mano y compruebo lo gélida que está el agua en ese momento, quizás a unos 5 grados, normal el estado de descomposición del cuerpo, llevaba muchos días sumergido en nuestro amado Río Navia.
Del operativo de rescate del cuerpo solo queda ya una Zodiac de los GEAS atracada justo al lado de otra embarcación, lo que indica que el operativo en la zona no está finalizado ni mucho menos, por lo que volverán a indagar y tratar de conseguir más pistas y pruebas como el bolso de Paz, y seguramente el arma del crimen. Si nos fijamos bien a la derecha de la imagen, en el agua, fue el lugar donde Paz apareció después de unos veinte días desaparecida.
 
 
 
Créanme, son sensaciones realmente agrias ya que hace justo una semana estábamos convulsos por el macabro hallazgo.
Prosigamos el relato. Decidimos subir a donde (según la confesión de Ledo -asesino de Paz-) presuntamente fue arrojado el cuerpo sin vida de la gijonesa, al parecer con un lastre para poder fondearlo y que quedase hundido. Un lugar en el que ya estuvimos en la jornada de ayer puesto que en ese mismo punto los GEAS siguen haciendo su brillante trabajo de localización de pistas. Un lugar abrupto, sin ningún sendero a la vista por el que se pueda caminar, con una pendiente de aproximadamente unos diez o veinte metros hasta llegar al agua. Queremos probar con un objeto más ligero (un palo) y lo lanzamos al agua. Unos cuatro segundos es lo que tardamos en oír el choque del palo contra el agua desde el momento que lo lanzamos. Pero eso no nos dice nada ya que de ser ese el lugar, el cuerpo de Paz (entre su propio peso y el del lastre para fondearlo) tardaría algo más debido a la espesa maleza que hay en esa zona. Vamos, que (como decimos en esta zona de Asturias) arrímaste demasiado y vas pa baxo.
El rato que permanecemos en el lugar del hallazgo de Paz y el supuesto lugar donde fue arrojada al agua dan una sensación de tristeza. El propio paisaje, el sonido de los pájaros y la tranquilidad del lugar seguramente fue lo que le llevó a Ledo llevar hasta ahí el cuerpo sin vida de Paz Fernández Borrego, en lo que sería el último viaje por la zona del Occidente al que tanto quería. Ledo conoce bien la zona y los montes cercanos y por eso quiso que este fuera el nicho, tumba, sepulcro o panteón de Paz. No lo consiguió y hoy está en el talego disfrutando de unas merecidas vacaciones pagadas en un buen hotel, adecuado para psicópatas, asesinos, pederastas, traficantes y demás personas que, como él deben de cumplir un duro castigo entre unos barrotes de acero, alambradas de espino y verjas electrificadas.


Artículos relacionados

Tu opinión es importante, ¡comenta!