Langreo - Asturias: sábado 17 noviembre del 2018 - Acceso Colaboradores

La opinión de Bernardo Martínez. "La Red Social" (Amistades).

Por Bernardo.  Fecha: 15/03/2018 | Opinión

Javier Ledo en el momento de su detención y registro de su casa (izquierda) y Paz Fernández, imagen que se utilizó para los carteles de su desaparición (derecha).


No se dejen engañar, el título de este artículo no tiene nada que ver con la película cinematográfica.
Tras saber la noticia de la autoría del asesinato de Paz Fernández Borrego, en el perfil de Facebook de Javier Ledo van bajando las amistades de forma vertiginosa. Hace cosa de dos días, sobre las nueve de la noche el número rondaba las 300 amistades, en 24 horas bajaron 20 y hoy están en 271 amistades las que aún conserva este malnacido. Lo que me extraña, y mucho, es que haya gente que no se dé cuenta del personaje que tienen agregado y no hagan mucho más para eliminarlo de vez. Espero que se quede con 0 amistades, aunque por desgracia hay una que si se mantendrá: Paz Fernández Borrego la cual ya no puede controlar su perfil, salvo que alguien descifre la contraseña y hagan una cuenta en memoria de Paz. Me toca las narices puede haber gente que lo mantiene en su lista de amigos. Sepan Ustedes queridos lectores que este asesino dispone de tres cuentas en la red social de Mark Zuckerberg lo cual dice mucho de sus “cualidades”. Seguro las tenía para ir seduciendo o al menos intentarlo, a las mujeres a las que él decía tener un imán. El imán te lo daba yo… el imán lo vas a tener pero con los barrotes de tu celda. Lean Ustedes este artículo del “El Español” donde él vacilaba de ser lo que se suele llamar un chulo y ofrecer servicios sexuales a gente de Navia. Me haces eso a mi y te hago la pandereta de tal forma que te metes en el cubil que tenías como casa y no sales más.
Como me decían a mi hace pocos días “menudo pesco está hecho, vaya ejemplar”. Hala ahora disfruta de tu estancia en el “Hotel Gran Palace Villabona” que ahí te van a “cuidar mucho” salvo que no te mires las espaldas y te sacudan como a un trapo, como pelele que eres. Te meten un meneo que te dejan temblando.


Tu opinión es importante, ¡comenta!